Blog

Dermatitis seborreica
Dermatitis seborreica

La dermatitis seborreica, también conocida como seborrea, es una enfermedad común de la piel y el cuero cabelludo que se manifiesta en forma de placas rojas cubiertas de una caspa blanca o amarillenta en las zonas donde la piel y el cuero cabelludo son grasos. Se trata de una enfermedad benigna, sin gravedad, pero que puede resultar molesta, perceptible y afectar considerablemente a la calidad de vida de quienes la padecen.

¿Cuáles son las causas de la dermatitis seborreica?

Se han identificado tres factores: el sebo, el cual, en exceso, genera la proliferación de una levadura, la cual a su vez provoca una inflamación.
El sebo está presente de forma natural en la superficie de la piel en las llamadas “zonas grasas”. En las personas con dermatitis seborreica se produce sebo en exceso, lo que causa la proliferación anormal de una levadura, presente de forma natural en la superficie de la piel, denominada Malassezia. Al desencadenar una reacción inflamatoria específica, esta levadura hace que aparezcan placas rojas en la piel, lo que produce un enrojecimiento y una renovación acelerada de las células del cuero cabelludo y de la piel, generando pequeñas escamas blancas o amarillentas en la superficie.

La dermatitis seborreica puede desencadenarse por muchos factores:

  • Las condiciones meteorológicas: la humedad y el frío, la temporada de invierno, la transpiración...
  • El consumo de alcohol y tabaco
  • Episodios de estrés y cansancio
  • ...
  • ¿Cómo tratar la dermatitis seborreica?

    En la actualidad, no existe ninguna terapia que pueda curar definitivamente la dermatitis seborreica. Con todo, se puede actuar de manera eficaz contra los síntomas y espaciar al máximo las recidivas.

    Se recomienda utilizar tratamientos locales en forma de medicamento o aplicar productos dermocosméticos.
    En algunos casos severos, el médico puede recurrir a tratamientos por vía oral, pero se trata de algo excepcional.

    El tratamiento es eficaz pero sintomático. Por tanto, los síntomas pueden reaparecer si se produce un nuevo brote o se interrumpe el tratamiento antes de tiempo. El tratamiento se basa en la reducción de la seborrea y la colonización de la levadura del género Malassezia, y por ende, la inflamación, desde los primeros signos.

    El tratamiento propuesto puede variar en función de las zonas afectadas y la evolución de la enfermedad.

Compartir

Otros artículos que quizá te interesen
¿Necesitas ayuda? | Pregúntanos